De Operación Chamartín a Prolongación de la Castellana - Castellana Norte - Madrid, Puerta Norte - Madrid Nuevo Norte

De Operación Chamartín a Prolongación de la Castellana - Castellana Norte - Madrid, Puerta Norte - Madrid Nuevo Norte. 9788477744993
  • Editorial: Antonio Machado
  • ISBN: 9788477744993
  • Páginas: 564
  • Plaza de edición: Madrid , España
  • Encuadernación: Rústica
  • Idiomas: Español
  • Fecha de la edición: 2023
  • Edición: 1ª ed.
  • Materias:

Compartir en:

De Operación Chamartín a Prolongación de la Castellana - Castellana Norte - Madrid, Puerta Norte - Madrid Nuevo Norte

  • Espelosín, Jesús.
  • Papel

    Disponible

    antes:
    22,90€
    ahora:
    21,75€

    Resumen del libro

    Hace diez años, mi libro de las dos primeras décadas de esta historia –Operación Chamartín. Historia de una realidad virtual–, se resumía en su contraportada con estas palabras: En 1993, RENFE adjudicó, en un ominoso concurso público, «el derecho de adquirir» un suelo que había sido expropiado para la construcción de la estación de Chamartín y sus accesos. El suelo tenía una capacidad edificatoria de 187.358 m2 y fue adjudicado a DUCH, S.A. para que construyera un nuevo barrio diseñado por Ricardo Bofill. Hoy, veinte años después, DUCH, S.A., propiedad del BBVA en un 72,5%, tiene el «derecho de adquirir» 1.855.521 m2 de aprovechamiento urbanístico, diez veces más que cuando se adjudicó pero, aunque los medios han informado reiteradas veces de que «Arranca la Operación Chamartín», DUCH, S.A. no ha pagado ni un solo euro a RENFE, no ha movido ni un puñado de tierra ni ha puesto un solo ladrillo en el suelo de la virtual Operación Chamartín. Mientras tanto, la Administración Pública ha modificado y ampliado varias veces el contrato con DUCH, S.A. sin nuevos concursos públicos, ha recalificado tres veces el suelo, ha hecho tres leyes, dos autonómicas y otra nacional, para favorecer al adjudicatario, y ha ignorado en tres ocasiones sendos informes jurídicos que proponían la rescisión del contrato a DUCH, S.A. por incumplimiento del mismo. La vigencia de las mismas, hoy diez años después, ahorra cualquier añadido, excepto la lógica actualización del alias del BBVA, que ahora ya no es DUCH, S.A. sino CMNN, S.A., una ligera corrección en la edificabilidad a disfrutar, un aumento en el número de modificaciones de contratos, leyes favorecedoras y recalificaciones del suelo y que, hoy, no estamos en veinte, sino en treinta años después. Por lo demás, todo sigue igual. Como el primer día.