Estudios sobre el Código Penal de 1822 en su bicentenario

Estudios sobre el Código Penal de 1822 en su bicentenario . 9788434028593

Compartir en:

Estudios sobre el Código Penal de 1822 en su bicentenario

  • Callejo Hernanz, Gregorio Mª. Coordinador
  • Martínez Patón, Víctor. Coordinador
  • Papel

    Disponible para envío en 24/48 horas

    antes:
    20,00€
    ahora:
    19,00€

    Resumen del libro

    El primer Código Penal español fue promulgado hace doscientos años. El texto es un monumento excepcional en la procelosa historia del Derecho Penal de nuestro país. Visto con la perspectiva de todo este tiempo transcurrido, el Código de 1822 es una suerte de foto fija de una sociedad convulsa en lo político y exhausta tras una guerra aterradora. Jurídicamente supone un intento de transición entre el Derecho Penal de la Novísima Recopilación (vetusto y anclado en el Antiguo Régimen) y el movimiento penal de la Ilustración; el resultado fue un precipitado complejo, lleno de tensiones entre tradición y modernidad.

    La presente obra es un homenaje crítico a un Código más que meritorio y a los valientes miembros de la Comisión parlamentaria que llevaron a cabo la redacción del texto con una decidida voluntad modernizadora.

    La metodología utilizada en esta obra que presentamos pretende dar un enfoque integral del mismo, ofreciendo una primera parte con un amplio contexto histórico para transitar luego por la parte general y especial del texto.

    La participación de historiadores del Derecho, penalistas y otros profesionales jurídicos intenta de este modo dar una visión completa del poliedro ideológico-penal que contienen los ochocientos dieciséis artículos del Código.

    Su propia falta de vigencia real y el trágico destino de muchos de los que participaron en su redacción no dejó de ser un efecto de esa dramática convulsión política que eclosiona con la victoria reaccionaria tras la invasión de los Cien Mil hijos de San Luis y el comienzo de la Década Ominosa. No obstante, su influencia en el propio Código de 1848 y en diversas leyes penales de otros países dotan de una justa trascendencia a este fascinante documento.