Síguenos en:

  • Google+

Secretarios interventores de la administración local

Secretarios interventores de la administración local ampliar imagen

  • Ezcurra, Miguel.
  • valoración
    (0 Comentarios)
    Comenta y valora este libro

    • Editorial: Ezcurra
    • ISBN: 978-84-16190-42-3
    • Páginas: 4 vols. (572,676,379,406)
    • Dimensiones: 17 cm x 24 cm
    • Plaza de edición: Madrid , España
    • Encuadernación: Rústica
    • Idiomas: Español
    • Fecha de la edición: 2020
    • Edición: 1ª ed.

    Información detallada:

    Resumen del libro

    Esta obra es parte del material de estudio necesario para las convocatorias de acceso a la Subescala de Secretaría-Intervención, de la Escala de Funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, sobre las que queremos comentarte algunas cuestiones de interés. Como sabrás, el INAP elaboró en 2018 un nuevo Programa Oficial y todo apunta a que se mantendrán en lo sucesivo las formas de examen tradicionales: un primer examen, escrito; un segundo, oral; y un tercero, de carácter práctico. Ello sin perjuicio de que puede ser modificado con ocasión de la aprobación de las bases que regirán las pruebas selectivas. El primer examen, escrito, es una especie de preselección. Consiste en desarrollar, en un tiempo máximo de 90 minutos, un Tema de carácter general elegido por el opositor de entre dos que propone el Tribunal en relación con los contenidos del Programa. Pero, mucho cuidado, no se trata de desarrollar un Tema completo del Programa, sino que el Tribunal elige por lo general dos preguntas generales amplias que guardan relación con el Programa. Y de esas dos preguntas propuestas, cada opositor elige, lógicamente, la que mejor se la sabe. En este ejercicio la capacidad de síntesis es muy importante. Nuestro consejo es que, una vez conocidos los Temas que propone el Tribunal, se reflexione lo más tranquilamente posible sobre ellos para elegir el más conveniente. A continuación, cada opositor hará un pequeño esquema del Tema que va a desarrollar, y una vez hecho esto iniciará la exposición con la mayor tranquilidad, sabiendo que va a disponer de 90 minutos para exponerlo convenientemente. Pero, sin duda, es el ejercicio oral el que mayor tensión suele producir en el opositor, pudiendo sólo atenuarse esa tensión si se va debidamente preparado. Por tanto, es absolutamente necesario que, si no dispones de preparador, practiques constantemente con este ejercicio. Los Temas debes recitarlos en voz alta, clara y segura, en una habitación a solas. Y, cuando sea posible, ante otras personas, lo cual te servirá para acostumbrarte a lo que en su día recitarás ante el Tribunal. En el momento del examen, y nada más sacar a suerte los Temas que has de exponer, dispondrás de unos minutos para confeccionarte un esquema o guión antes de empezar a recitarlos. Si hemos dicho que en el ejercicio escrito es importante la capacidad de síntesis, en el ejercicio oral esta cualidad es fundamental. Piensa que deberás emplear alrededor de diez minutos por Tema, lo que poco más o menos equivale a cuatro o cinco páginas de «texto hablado» de nuestros Temas. Deberás, por tanto, esquematizar el contenido de cada uno para recitar los que te exijan dentro de los 30 minutos establecidos par exponer los tres Temas. Los Temas que tienes en tus manos tienen por lo general una extensión comprendida entre 10 y 14 páginas –más del doble, aproximadamente, de lo que puede recitarse en el oral–, aunque, por excepción, alguno de ellos es más extenso, ya sea por la importancia del mismo o porque realmente el INAP ha confeccionado algunos Temas demasiados densos, con excesivos epígrafes. Por esta razón, porque hay temas más condensados que otros, los tiempos de exposición y de evaluación en el examen vienen expresados en conjunto con cierta elasticidad, pero tampoco mucha. Es decir, que si hay que exponer tres Temas en treinta minutos, no quiere decir que a cada uno debamos dedicar exactamente quince minutos, sino que expondremos los tres en los treinta minutos, de forma que unos ocuparán más tiempo y otros menos, dependiendo, naturalmente, de la extensión y contenido de cada uno. Por supuesto, hay que hablar de todos, y hablar conciso y bien, pues exponer eficientemente uno, aunque los otros hayan sido brillantes, supondrá lógicamente un suspenso. No olvides, por último, que toda oposición es una competición; es una especie de carrera ciclista en la que si sólo hay premios para los cinco primeros, de nada vale llegar el sexto. En la oposición, por tanto, no siempre aprueban todos los que se saben la materia, ni tampoco todos los que se la saben muy bien, sino que solamente aprueban quienes mejor se la saben. Y esto nosotros siempre lo hemos tenido como norte, proporcionando al opositor un buen material de estudio. Fruto de ello es la favorable acogida que tanto preparadores como por opositores se viene dispensando en nuestros textos. Ahora sólo resta, opositor, que dediques el debido tiempo al estudio del material que tienes en tus manos. Ello exige esfuerzo y sacrificio, estamos de acuerdo, pero al final suele merecer la pena. De verdad. Ni que decir tiene que te deseo el mejor de tus éxitos.

     


    Índice

    Tomo I. Temas 1 al 46 de la parte general.

    Tomo II. Temas 47 al 92 de la parte general.

    Tomo III. Temas 1 al 26 de la parte especial.

    Tomo IV. Temas 27 al 52 de la parte especial.



    Otros libros del autor Ezcurra, Miguel


    Otros libros de "Autonómico y Local", "Derecho Administrativo", y "Oposiciones"


    Boletín de Novedades

    Suscríbase a nuestro boletín de novedades.


    Descarga de catálogos


    Publicidad: