Síguenos en:

  • Google+

Materias


Publicidad:

Noticias

11 de July de 2022

¿QUÉ SABEMOS DE LA ANSIEDAD? PARTE 2

por Inés Martínez García

¿QUÉ SABEMOS DE LA ANSIEDAD? PARTE 2

Tener ansiedad mientras pasamos un duelo es algo totalmente normal, solo que no todas las personas saben gestionarlo o reconocerlo. Qué hacer durante la manifestación de un duelo es algo que debe decirnos un profecional de la salud, pero en Dykinson contamos con diversas obras que pueden guiarnos hacia la fase final, y alejarnos con conocimientos científicos de la ansiedad y su sintomatología. 

El pasado 27 de junio comenzamos una serie de textos que giran en torno a la ansiedad, qué sabemos de ella, sus variantes y variables y cómo encararla, al menos, con un libro en mano. Hoy vamos a tratar la ansiedad que se presenta mientras se manifiesta el duelo tras la pérdida de un familiar, ansiedad que puede hacer del proceso de recuperación (si acaso podemos llamarlo así) un calvario y que tenga una duración en el tiempo y en el cuerpo mucho más del deseado. 

Fases del duelo


Etimológicamente, la palabra duelo proviene del latín dolus que significa dolor, desafío o combate entre dos. Existen multitud de clasificaciones de las etapas del duelo, casi tantas como autores y escuelas (Parkes, L. Bowly-West, Bowly, Leick y Davidsen-Nielsen, etc.). 
 
La psiquiatra suiza Elisabeth Kübler-Ross identifica cinco estadios que tienen lugar, en mayor o menor grado, siempre que sufrimos una pérdida. Aunque pueden darse sucesivamente, no siempre tiene por qué ser así. Cada proceso, como cada persona, es único.

 


1. Negación


La negación es una reacción que se produce de forma muy habitual inmediatamente después de una pérdida. No es infrecuente que, cuando experimentamos una pérdida súbita, tengamos una sensación de irrealidad o de incredulidad que puede verse acompañada de una congelación de las emociones. Se puede manifestar con expresiones tales como: “aún no me creo que sea verdad”, “es como si estuviera viviendo una pesadilla” e incluso con actitudes de aparente “entereza emocional” o de actuar “como si no hubiera pasado nada”.
 
La negación puede ser más sutil y presentarse de un modo difuso o abstracto, restando importancia a la gravedad de la pérdida o no asumiendo que sea irreversible, cuando en muchos casos lo es.
 

2. Ira


A menudo, el primer contacto con las emociones tras la negación puede ser en forma de ira. Se activan sentimientos de frustración y de impotencia que pueden acabar en atribuir la responsabilidad de una pérdida irremediable a un tercero. En casos extremos, las personas no pueden ir elaborando el duelo porque quedan atrapadas en una reclamación continua que les impide despedirse adecuadamente del objeto amado.
 

3. Negociación


En la fase de negociación, se comienza a contactar con la realidad de la pérdida al tiempo que se empiezan a explorar qué cosas hacer para revertir la situación. Por ejemplo, cuando a alguien se le diagnostica una enfermedad terminal y comienza a explorar opciones de tratamiento pese a haber sido informado de que no hay cura posible, o quien cree que podrá recuperar una relación de pareja ya definitivamente rota si empieza a comportarse de otra manera.
 

4. Depresión


A medida que avanza el proceso de duelo y se va asumiendo la realidad de la pérdida, se comienza a contactar con lo que implica emocionalmente la ausencia, lo que se manifiesta de diversos modos: pena, nostalgia, tendencia al aislamiento social y pérdida de interés por lo cotidiano. Aunque se denomina a esta fase “depresión”, sería más correcto denominarla “pena” o “tristeza”, perdiendo así la connotación de que se trata de algo patológico. De algún modo, sólo doliéndonos de la pérdida puede empezar el camino para seguir viviendo a pesar de ella.
 
 

5. Aceptación


Supone la llegada de un estado de calma asociado a la comprensión, no sólo racional sino también emocional, de que la muerte y otras pérdidas son fenómenos inherentes a la vida humana. Se podría aplicar la metáfora de una herida que acaba cicatrizando, lo que no implica dejar de recordar sino poder seguir viviendo con ello.
 
Freud calificaba la ansiedad, la angustia y el estrés como un afecto negativo y una activación fisiológica desagradable. Si bien la ansiedad se destaca por su cercanía al miedo, se diferencia de éste en que, mientras el miedo es una perturbación cuya presencia se manifiesta ante estímulos presentes, la ansiedad se relaciona con la anticipación de peligros futuros, indefinibles e imprevisibles (Marks, 1986). Tanto la ansiedad como el miedo tienen manifestaciones parecidas, en ambos casos se aprecian pensamientos de peligro, sensaciones de aprensión, reacciones fisiológicas y respuestas motoras; por eso, algunos autores utilizan indistintamente un término u otro (Cambell, 1986; Thyer, 1987). 
 
Cuando se sufre la pérdida de un ser querido o vivimos situaciones traumáticas relacionadas con la muerte, nuestras respuestas motoras se ven afectadas no solo sintiendo ansiedad sino miedo de forma constante. El predominio de síntomas psíquicos y la sensación de catástrofe o de peligro inminente, es decir, la combinación entre síntomas cognitivos y fisiológicos, manifestando una reacción de sobresalto, donde el individuo trata de buscar una solución al peligro es percibido con total nitidez. Pero no es fácil. 
 
Aunque el duelo es un proceso personal, también es importante su vertiente social. Todas las culturas han ido desarrollando formas de canalizar ese dolor a través de los lazos comunitarios (compartir el dolor con los otros) y con elaboraciones simbólicas que a menudo dan un sentido trascendente a la pérdida.
 
En todas estas fases del duelo la ansiedad suele estar muy presente en la mayor parte de las personas que la sufren. De la ansiedda sabemos tantas cosas como en ocasiones ninguna, pues cada cual la manifiesta de forma diferente. Pero podemos identificar diversa sintomatología común como: 

  • Dificultad para resolver problemas

  • Nerviosismo

  • Tensión muscular

  • Temblores

  • Pesadillas

  • Dificultades respiratorias

  • Sensación de nudo en el estómago

  • Sensación de "estar perdiendo el control"


Lecturas Dykinson


Por todo ello, os dejamos una lista de lecturas Dykinson (que podéis comprar en la librería) para indagar más en la ansiedad por duelo: 

 
 


Boletín de Novedades

Suscríbase a nuestro boletín de novedades.


Descarga de catálogos


Publicidad:

Recomendados

  • Principos de Derecho Civil IV. Derechos Reales

    por Lasarte Álvarez, Carlos

    2022 Marcial Pons

    Responde este cuarto tomo de los Principios de Derecho Civil, dedicado al estudio de los Derechos Reales, al reto planteado por la drástica reducción de períodos lectivos generada por el denominado proceso de Bolonia. En ...

    antes:
    44,00 €
    ahora: 41,80 €

  • La Unión Europea ante los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030
    I Congreso de Derecho Internacional de la Unión Europea. Universidad de La Laguna, marzo de 2021

    por VV.AA.

    2022 Dykinson

    Del 15 al 19 de marzo de 2021, la Facultad de Derecho y el Centro de Documentación Europea de la Universidad de La Laguna (Tenerife, España) organizaron el I CONGRESO INTERNACIONAL DE DERECHO DE LA ...

    antes:
    18,00 €
    ahora: 17,10 €

  • La responsabilidad penal en el ejercicio de la abogacía

    por Jiménez Segado, Carmelo

    2022 Dykinson

    ¿Qué sucede si quien ejerce la abogacía asesora o factura para blanquear dinero procedente de actividades delictivas, viola el secreto profesional, presenta en juicio pruebas falsas, defiende a la vez a la parte contraria, detrae ...

    antes:
    36,00 €
    ahora: 34,20 €

más recomendados